Lo auténtico

Los días en que, ya sea por celebraciones sociales, religiosas, o de cualquier otra índole nos reunimos con la familia, los amigos o los compañeros de trabajo, es cuando los egos, las decepciones o las emociones reprimidas pueden salir a la superficie de la consciencia con más fuerza y facilidad.

Sobre esto, dice la Madre:

“Instálate en el AMOR, hija. Abre tu corazón a lo auténtico y no a las apariencias.

La Sombra aguarda el momento propicio para actuar. No duerme, ni descansa. Recuerda que se alimenta de la energía que generáis con vuestras bajas vibraciones.

Esa energía emocional es un manjar para ella.

Hija mía, sois Seres de Luz, de Paz y de Amor en vuestros corazones. Así pues,¡ ejerced de ello!

Que callen el orgullo y la soberbia y hable el Amor.

¡Sois mis hijos, los hijos de la Luz!

Yo, la Madre, permanezco a vuestro lado y observo vuestros juegos de niños. Son sólo eso, juegos.

El juego de “emociones y tronos”: a ver quién lleva la razón y sienta a su ego en el trono.

Sois Amor y el Amor todo lo puede, todo lo comprende y todo lo acepta.

¿Qué es, en verdad, lo importante y auténtico?: Que todos sois UNO y que juntos volvéis a CASA.

ESA ES LA VERDAD DE VUESTRAS RELACIONES y todo lo demás son falsas apariencias que os desvían del camino.

Recuerda hija que la Sombra no duerme. Permaneced con las lámparas de vuestro Amor encendidas, pues no sabéis ni el día ni la hora en que habréis de volver al HOGAR y aunque ya habéis emprendido el regreso, es importante, muy importante VELAR Y ORAR para que ese momento os encuentre despiertos y alerta.

¡YO SOY LA MADRE, OS AMO Y CUIDO DE VOSOTROS, HIJOS MIOS!