Archivos de la categoría Recomendaciones

Os sugiero meditar sobre este artículo que me reenvió una buena amiga:

¿ CÓMO VIVO MI TIEMPO?

Para explicar este asunto de cómo medimos el tiempo yo me he basado en las tres palabras que utilizaban nuestros antepasados los griegos para denominar al tiempo: Eón, Kairós y Chronos.

Nosotros en la actualidad solo utilizamos Chronos o el tiempo cronológico (que es el relato -logos- de la vida del rey -corona-). Por tanto es un tiempo que termina con la muerte del rey, de la corona. Es un tiempo lineal y que tiene importancia, solo, cuando nos anticipamos a la muerte de la persona o del proyecto del que estemos hablando. Cuando decimos que mi edad es de 45 años, lo que estamos diciendo es que me queda hasta mi desaparición la mitad de mi vida. Si yo no estuviera preocupado por mi propia muerte, mi edad no tendría la menor importancia, y posiblemente no la sabría. Cuando digo son las 9, lo que estoy diciendo es: me quedan 10 minutos para llegar al trabajo. Cuando digo, estamos a 24 de noviembre, lo que estoy diciendo es: me queda un mes para navidad o para las vacaciones.  En definitiva, cuando hablamos en términos numéricos de una fecha o de una hora, estamos hablando de un tiempo lineal desde ahora hasta que llega el acontecimiento que esperamos; sea deseado o no. El problema de medir así el tiempo es que siempre estamos pendientes de ese acontecimiento futuro y nos olvidamos de vivir el presente.

Para los griegos, apenas tenía sentido esta medida Chronológica de medir el tiempo, no sabían la edad que tenían, y no parecía importarles. Para ellos el tiempo era Kairós. Kairós es un tiempo circular, que comienza continuamente, que acaba continuamente sin principio ni fin. Es el tiempo de la agricultura, que se mide por el ciclo en el que estamos en cada momento: el labrar, el sembrar, el abonar, la espera de la lluvia, la cosecha, la expansión y la alegría por lo recogido. Ningún momento es más importante que otro, nunca tengo prisa porque se acabe un tiempo y llegue el siguiente. Este tiempo es el que transcurre mientras trabajamos en un proyecto, estudiamos un examen, esperamos la llegada de un hijo, o simplemente caminamos hacia el trabajo. Es un tiempo en el que lo que importa es vivir en el presente. Quizá todo esto se pueda resumir en una pregunta que nos podemos hacer a cada momento:

¿en qué tiempo estoy viviendo ahora mismo?

Y observar la respuesta con sinceridad. Si estoy en enfocado en algo que sucederá en el futuro, si tengo estrés, si solo me preocupa que pase el tiempo para que llegue la hora de marcharme, estoy viviendo en Chronos, y la vida se me pasará persiguiendo metas o huyendo de amenazas que se esfuman como la niebla. En cambio si al hacerme la pregunta me doy cuenta de que estoy disfrutando de lo que hago, estoy conectado con los que están a mi alrededor, estoy en paz con las experiencias que la vida me presenta, estoy viviendo en Kairós, en ese tiempo que acontece continuamente, sin-fin. Cuando vivo en este tiempo, la vida es intensa en cada momento, es siempre gozosa, siento la conexión con los seres que me rodean, el futuro no me amenaza por que mis intenciones no son moduladas por las amenazas sino por la confianza plena en el Universo y en mi mismo. La vida ya no consiste en disfrutar los escasos momentos de éxito sino en gozar momento a momento, mientras llegan los éxitos.

Eón es ese tiempo que está fuera del tiempo, son esos momentos en los que estamos tan concentrados en la tarea que parece como si el tiempo hubiera desaparecido. Es un tiempo en el que, nuestra mente inspirada realiza la tarea de modo sublime, sin esfuerzo, de forma casi perfecta. Es un tiempo que aparece de vez en cuando, de forma espontánea, que nos pasa desapercibido salvo que estemos atentos y preparados para que pueda suceder. Dicen los pintores que la inspiración es maravillosa pero te tiene que pillar con el pincel en la mano. La forma de estar preparados para que suceda Eón es vivir en Kairós. Nuestra mente educada en el Chronos nos sacará una y otra vez de Kairós, pero con un poco de perseverancia conseguiremos que vivir en Kairós se convierta en un rasgo de nuestra personalidad.

No podemos decidir de forma voluntaria vivir en Eón, pero si está en tus manos decidir si quieres vivir en Chronos o en Kairós. Observa y pregúntatelo todas las veces que te acuerdes a lo largo del día y decide de forma consciente en qué tiempo quieres vivir.

Decía John Lenon que:

“la vida es eso que nos pasa mientras esperamos que nos pase algo”.

 

NAMASTÉ

 

Un abrazo Mindfulness

José Tomás