“Comprueba tu coherencia: te propongo este ejercicio”

“Toda la vida transcurre y ES en un solo instante. Si la viviéramos así, cuánto dolor, dudas y miedos podríamos evitarnos”.

Esta es una reflexión que nos hacemos muchos en algún momento de nuestras vidas, pero que olvidamos de inmediato al sumergirnos de nuevo en la cotidianidad.

Estando con ese pensamiento, mi Ser me sugirió este “ejercicio” que hoy os comparto:

-“Busca vivir el momento presente en todas tus relaciones, en especial, con aquellas personas que más te importan: aquellas en las que se implique más directamente tu corazón.

SOY TU SER, el que ahora se comunica contigo y me expreso a través de tu mente, guiada por tu corazón. Ese es el vehículo que esta vez he elegido.

Hoy soy Yo el que va a formular las preguntas y tú quien las vas a contestar. Necesitarás algo donde anotar (papel y lápiz)

Será un breve repaso-reflexivo sobre tu vida presente:

Revisa la COHERENCIA con que vives. Es decir, esa RELACIÓN SINCERA ENTRE LO QUE SIENTES Y LO QUE DICES O HACES, en cada momento.

En una escala del 1 al 10, donde 1 es el mínimo y 10 el máximo, puntúa los siguientes aspectos de tu vida:

 

  • ¿Cómo eres de coherente contigo misma? _______
  • ¿Y con tu familia más cercana? Nómbralos uno por uno y escribe al lado tu puntuación.
  • Padre______
  • Madre______
  • Hermanos____
  • Pareja______
  • Hijos_______
  • Tíos______
  • Primos______
  • Abuelos______

Puntúa solo aquellas relaciones que sientas..

¿Y con tus amigos? Escribe uno a uno los nombres de los primeros que “te vengan”, a la mente de forma espontánea, sin pensar mucho y anota la puntuación.

 

  • “……. “_______
  • “……..”________
  • “……..”_______

¿Y con tus vecinos?

  • “……. “_______
  • “……..”________

De nuevo, puntúa solo aquellas relaciones que sientas.

Registra también tu relación con la gente de tu trabajo: Compañeros, jefes…

  • “……. “_______
  • “……..”________

Reflexiona si en tu relación con todos y cada uno de ellos te muestras coherente, es decir, sincera.

Si le dedicas un tiempo breve a este ejercicio y sin que pase por tu mente, sacarás fuera de ti, como en una pantalla, el reflejo sincero de tu personalidad presente, de tu sentir más profundo y de tus creencias; incluso de las más arraigadas e inconscientes.

Cuando hayas terminado este trabajo, toma entre tus dos manos el papel, agradécete estos momentos de sinceridad contigo misma, QUÉMALO y ofrece con él toda tu existencia presente al CREADOR.

Al ponerla en SUS MANOS, la DIVINA PROVIDENCIA traerá a tu vida de manera palpable, aquellos cambios, respuestas o soluciones que sean precisos y necesarios para ti, aquí y ahora en tus relaciones. 

Esto es así y así quiero que lo muestres, como guía y ayuda a todos aquellos que en estos momentos estén vibrando con la necesidad de un cambio en sus vidas. Amén.

TU SER.