EL JUEGO DE LOS DIOSES

 

Hoy no voy a hablaros de ninguna canalización ( o conversación, como a mí me gusta llamarlo).

Hoy quiero compartir una experiencia-reflexión personal que, estoy segura, muchos de los que leéis el blog habréis vivido o pensado en alguna ocasión:

Hace unos días, me desperté sobre las cuatro de la madrugada, ( últimamente viene siendo habitual) y en vez de intentar volver a dormirme de nuevo, me senté en la cama para ponerme a meditar.

Lo primero que percibo en medio del silencio que me rodea, es una sensación casi física de crispación que me rodea y envuelve: El planeta, mi amada Gaia, está en plena crisis de cambio y lo manifiesta con catástrofes naturales…

El mundo, el ser humano, está convulso y la energía que genera es de esa clase: agitada, nerviosa, de rabia y frustración, inquieta y crispada por momentos.

Es muy difícil permanecer impasible en medio de todo esto, pero no imposible:

En el ojo del huracán se respira quietud, paz y serenidad… Lo aprendí hace tiempo.

Se es consciente del entorno pero no te afecta directamente. Es como estar dentro de una esfera, una burbuja desde la que puedes interactuar con lo que te rodea, sin que pueda penetrar la contaminación emocional y mental que existe fuera.

Y entonces, de repente, percibo que dentro de esta burbuja existe una creación infinita de mundos, cosmos y galaxias creadas y por crear. Percibo la infinitud que soy y de la que formo parte a la vez.

Soy TODO y soy Uno  con lo creado y lo increado.

Infinita Luz.

Infinita Paz.

Infinito Amor.

-“ Asúmelo e interactúa “, escucho claramente en mi interior-

Todo existe y coexiste con el TODO( DIOS). Todo es vibración y movimiento. Todo vibra y tiene vida.

El pasado, el presente y el futuro sólo son conceptos de esta dimensión en la que habito, experimento y aprendo, aunque no es real. Lo REAL es lo que  no se ve, pero EXISTE.

Es como si, para vivir la experiencia en la materia, en esta encarnación, mi Otro Yo, el Ser, se hubiera puesto una de esas gafas que te hacen ver un juego en tres dimensiones y, a la vez, te permiten virtualmente interactuar en él. Sé que no es real pero me permito jugar, olvidando incluso por instantes, quién soy en realidad, para interpretar cualquier personaje de esa ficción.

Y, aquí y ahora, mi Ser está jugando a dar vida al rol de  Angélica( María de los Ángeles), con mis circunstancias personales.

Pero este papel que interpreto,desaparece en el momento en el que Yo, mi Ser, se quita las gafas …

Y así es para todos.

A este juego lo voy a llamar: “ El juego de los dioses”, porque todos somos Dios- parte de Él- y cada uno creamos nuestro propio juego.

Y así es. Amén.