Enseñanzas Angélicas

Durante unos días, al amanecer, poco antes de que sonara mi despertador, los que se presentaban como “mi grupo de ángeles” me despertaban para hablarme de unas enseñanzas que yo  tenía que copiar literalmente:

– Los pensamientos son poderosos. Crean la forma y la estructura de la materia, amada nuestra. Sé consciente de lo que piensas en todo momento, pues esa será tu “realidad”.
Crea esperanza, crea ilusión, sé creadora de momentos de mágica expresión, de gratos momentos (Al transcribir esto ahora, me doy cuenta de que, con los años, el Cielo ha traído a mi vida a quien es mi pareja: un mago de ilusiones, de momentos gratos y de magia permanente para mí y para todos los que nos rodean … Y esa es, al día de hoy, mi realidad).
– Todo puede ocurrir pues tú creas tu propia realidad. Es mucho más complejo de explicar pero la base es así:
TÚ PIENSAS = TÚ CREAS
Como hijos creadores del Padre-Madre-Energía Cósmica que sois, poseéis las mismas cualidades inmanentes en vosotros, en vuestro interior. Miraros y reconoceros: sois dioses encarnados.
Crea a tu alrededor lo que quieras vivir. No dudes de esta enseñanza, pues es el secreto mejor guardado por las sombras, por la no-Luz.
¡Hay tantas almas esclavizadas y perdidas, pidiendo con dolor a otros lo que ellas ya poseen pero no son conscientes!
Crea tu propia visión exterior y vívela en la consciencia del poder y la fuerza que habitan permanentemente en ti, que son tus atributos y que, hasta ahora, permanecían dormidos en tu interior, haciéndote creer que eras un mendigo que se debía mantener con lo que otros le dieran…
No es así para ninguno de vosotros, hermana nuestra. Sois ángeles, entidades creadoras de mundos en misión de servicio fuera del tiempo y ahora ha llegado vuestro momento de regresar a la Casa del Padre, con todos los honores y revestidos de vuestro poder.
¡Hijos del Padre, despertad!
Nos hemos comunicado con rotundidad y firmeza tu familia, los que viajamos contigo en el tiempo. Te amamos.