¡La Alegría ,la Alegría, la Alegría!

“Hijos, conectad con la alegría a través de los mecanismos que os sean más fáciles para cada uno de vosotros.

Os daré unas guías: 

La alegría llega con la aceptación, con la comprensión; con el amor y el cuidado de uno mismo; con el silencio y la contemplación; con el contacto con la naturaleza y, por último, permaneciendo cerca de personas optimistas y positivas.

Te preguntas, hija, por el sentido y finalidad de Mis Palabras y, aunque esto es algo ya sabido y experimentado por ti, es preciso que también les llegue a mis otros hijos para que puedan identificar y medir sus estados emocionales y saber a dónde pueden llevarlos.

Vosotros sois inocentes pero, al mismo tiempo, responsables de los procesos por los que transcurren vuestras vidas; el salir de ellos- si éstos no os hacen vibrar en alegría, paz y amor- depende sólo de vuestra libre voluntad.

Por último os hablaré de la COMPRENSIÓN y la ACEPTACIÓN. A ambas se llega por medio de la voluntad y no siempre es fácil. Ellas son las claves para alcanzar La Paz Interior, sea cual sea la circunstancia de vida de cada quien.

Madre ¿podría servir para alcanzarla, centrarnos en el proceso de la respiración y focalizarnos en el momento presente?

-“Sí, así es. Llevar oxígeno al cerebro de forma consciente aunque solo sea por unos instantes, aislándose de todo lo exterior, sube las defensas, favorece la actitud optimista-positiva ante la vida y genera de forma espontánea la alegría interior.

Es todo un proceso químico y eléctrico que, repetido con frecuencia, crea un bienestar real de forma natural y espontánea”.

¡¡Gracias, gracias Madre por tu ayuda!!