Los animales que nos acompañan

Lo que hoy quiero compartir con vosotros puede resultar controvertido, ilógico y hasta esotérico. También, lo reconozco, es posible que algunos me tachen de fantasiosa, con una gran imaginación…en fin.

Lo hago porque es parte de mi experiencia de vida y de mi compromiso de ser sincera y coherente con lo que escribo en este blog. Así que,¡aquí va!:

Yo “no era” de perros, ni de gatos, ni de tener cualquier otro animal en casa. Es más, por mi afición a viajar, era algo más que impensable  comprometerme con el cuidado de cualquier animal.

Lo mío no era tener mascotas; Y sin embargo, compartí 21 años de mi existencia con Trevi.

¿Quién es Trevi? Mi gato, un amigo entrañable, procedente de un lugar de nuestra galaxia que eligió, por lealtad, encarnar en un cuerpo de gato para acompañarme durante un tiempo de mi vida aquí en la tierra.

Así lo fui reconociendo con los años y así se me permitió verlo y recordarlo, en otro plano.

Fui consciente de nuestra relación, y aunque esto no lo supieran los demás, todos los que venían a casa y entraban en contacto con él, decían que era un gato” muy especial”.

Ahora, ya fuera de su envoltura terrena, seguimos en contacto. Ya no lo llamo Trevi y sé, porque me lo ha comunicado, cuál es su verdadero nombre. Ha sido un regalo maravilloso vivir esta experiencia aquí y ahora, con él, en esta vida.

Esta vivencia me ha confirmado:

-Que aquí estamos” de paso”, que existe Vida antes y después de esta vida.

-Que hay infinidad de formas, combinaciones y expresiones vivientes, aquí en la tierra, en otros universos y galaxias e incluso en otros planos y dimensiones, que nuestras mentes racionales (y por supuesto la ciencia) no son capaces ni de imaginar. Pero que no por eso dejan de existir. Existen otras realidades, lo sé; para mí no es una creencia, es una certeza.

-El velo de olvido que traemos al encarnar, con la práctica de la meditación, del silencio interior y del contacto con la madre naturaleza se puede retirar, al menos parcialmente.

-Sin adentrarme en teorías o creencias religiosas sobre las posibles formas o leyes que rigen la reencarnación, siento que TODO ES POSIBLE.

-Sé que hay muchas personas que, de una u otra forma, han vivido mi experiencia y han sentido, sin saberlo explicar o definir, una atracción desde el corazón por el ser con forma de animal que está, o ha estado, en su vida. Y ese sentimiento le lleva a cuidarlo, independientemente de que estén o no dentro de un camino espiritual.

-Todo lo expresado anteriormente me lleva a darme cuenta, a ser consciente, una vez más, de la maravilla de la CREACIÓN, de la FUERZA Y PODER DEL AMOR-DIOS, que traspasa barreras, tiempo, espacio, mundos. Que se re-crea a cada instante en cada una de sus obras y criaturas, de infinitas formas y posibilidades.

Y todo esto, me lleva a una última reflexión:

Ante tanta magnificencia e infinitud ¿qué hago/hacemos perdiendo nuestro VALIOSO PRESENTE con juicios, críticas, quejas y pensamientos tristes o negativos, poniendo énfasis en lo que no es importante y negándonos lo auténtico, el DISFRUTE DE NOSOTROS MISMOS Y DE TODO LO CREADO?

Mi propósito, en estos momentos, es el siguiente y os lo comparto para quien resuene con él:

ME TOMARÉ TODO MÁS “A LA LIGERA”, CON MÁS ALEGRÍA Y OPTIMISMO Y CONFIARÉ MÁS EN LA BONDAD DE LA PROVIDENCIA ANTE MIS NECESIDADES.