Los ciclos de la vida

Acababa de dar la última clase de mi vida profesional el día anterior, dando por terminado un periodo laboral de más de 40 años como maestra y aunque aún no estaba muy mentalizada a esta realidad, sentí mi jubilación como una nueva oportunidad que me estaba brindando la vida.Estando en esas cavilaciones me sorprendieron las palabras de la Madre, cuando me disponía a conversar con Ella:

“Hija, escribe para Mi blog:

LA VIDA ESTÁ HECHA DE CICLOS Y PROGRAMAS POR CUMPLIR.

Algunos de ellos vienen claramente definidos cuando nacéis: los padres, la familia, el entorno. Otros se van desvelando a medida que vais avanzando en edad y experiencia.

Todo lo que os ocurre y lo que vivís, todas las decisiones -erradas o no, según vuestros criterios mentales- son la manifestación viva de esos programas por cumplir.

No existe un programa igual para dos almas. ¡Tal es la inmensidad de la Mente Creadora! Sí que existen metas comunes, misiones por realizar o proyectos que cumplir, duales o incluso grupales, dentro de la gran diversidad de planes de vida de cada alma, de cada Ser.

Cuando una etapa concluye, comienza otra de inmediato y, a veces incluso, de forma solapada.

Hay algo que distingue y por lo que se reconoce a mis hijos despiertos: el disfrute de la vida en sí misma, el optimismo ante cualquier circunstancia, tenga el matiz que tenga, y la valentía para hacer caso siempre a las “señales” del corazón. Este es el sello que llevan en la frente los hijos de la Luz, en su regreso a casa.

Recordad que este “tiempo convulso” es uno más en la historia de la humanidad y forma parte del proceso siempre cambiante de la creación, que se recrea a sí misma en cada instante.

Todos habéis vivido tiempos convulsos en encarnaciones anteriores y momentos alegres o tristes en esta u otras encarnaciones, pero en TODAS y SIEMPRE el hilo conductor ha sido el mismo: EL ALMA EXPERIMENTANDO Y DISFRUTANDO SU BELLO DESPERTAR.

Cuando abrís los ojos del alma y os observáis a vosotros y a vuestro entorno- sea el que sea- una voz en lo interior os dice:”¡ESTE INSTANTE ES IRREPETIBLE Y ÚNICO, VÍVELO!”.

Hijos, Yo, la Madre, os reitero  Mi Amor y Fidelidad cumpliendo todo aquel deseo que, en verdad, necesitéis.

Creedlo porque así es, así es y así es.

OS AMO. AMÉN.