LUGARES DE LA TIERRA CON PODER REGENERATIVO

Verano, calor, sofoco… Este es un periodo del año que nos sugiere buscar lugares donde disfrutar lo mejor que nos ofrece esta estación.

Y en una de esas andaduras nuestras, mi amiga Felinski y yo terminamos pasando unos días en un monasterio de monjas cistercienses del siglo XII, en la provincia de Guadalajara.

Su nombre completo es: monasterio de Santa María de Buenafuente del Sistal, de la Madre de Dios; pero todos lo conocen por “el monasterio de Buenafuente”. Si alguien estuviera interesado puede buscarlo en google.

Cuando lo busqué por internet, se definía como: “un lugar de silencio y oración para llegar a Dios”. ¡Y era exactamente así!

Un lugar para alcanzar justo lo más profundo y, al mismo tiempo, lo más elevado de uno mismo.

Todo el que llega hasta allí consigue un verdadero alejamiento de lo cotidiano. Un silencio continuo que solo es interrumpido por el canto de los pájaros, el sonido relajante de una fuente que mana permanentemente en la pequeña plaza de la aldea y la ausencia casi absoluta de móviles e Internet.

Todo esto hace que inevitablemente termines entrando en un mundo que te envuelve casi sin darte cuenta con ritmos sencillos y naturales.

Mi sorpresa fue encontrar dentro de la misma iglesia románica del siglo XII, una fuente proveniente de un manantial que no deja de dar agua y música con su sonido permanentemente desde el principio de su construcción. Y allí, al pie de la fuente, mantuve algunas de las conversaciones que os comparto ahora:

-“Nosotros, tus hermanos de Luz, tomamos la palabra:

El lugar donde te encuentras es telúricamente importante para la salud. Por su formación rocosa y freática, influye en vuestro sistema nervioso actuando como un relajante natural.

Esto ocurre tanto si se es consciente de ello como si no.

Permanecer un corto periodo en el lugar donde te encuentras ahora, favorece las conexiones neuronales del sistema nervioso central. Se activa y estimula la energía acumulada en el sacro y esto se puede percibir incluso físicamente.

Más allá de las celebraciones religiosas y litúrgicas que en este lugar se realizan, el poder regenerativo de la tierra aflora de forma continua e importante”.

Y La Madre:

-” Hija, habla de los lugares con agua como éste y de sus efectos beneficiosos, más allá de la creencia de si están o no bendecidos por Mi Presencia.

Mi Manifestación a través de GAIA se hace patente en éste y otros lugares semejantes.

Permaneciendo el tiempo suficiente, el cuerpo humano siente los efectos que se producen en él, primero a un nivel etérico, sutil (mental, emocional y espiritual) y más tarde a nivel físico-biológico.

Gracias Madre, una vez más.