Mi Libre Elección

Escribe ahora Mis Palabras, hija mía, que servirán de aliento y confianza a todo aquel que quiera escucharlas.

Yo, La Madre, soy para todos por igual: Luz, Refugio y Esperanza cumplida, pues esa es Mi Naturaleza.

Vosotros sois mis hijos amados, en quienes encuentro el Reflejo de lo que Soy.

Mi corazón de madre os envuelve con las múltiples advocaciones con las que me identificáis, pero por encima de todas ellas, Yo Soy Amor.

Hija,Yo permanezco  en el lugar en el que te encuentras ahora (Prado Nuevo), y todo aquel que aquí llegue, encontrará refugio y paz.

La experiencia cotidiana en la que cada uno de vosotros está inmerso, mantiene vuestros sentidos absortos en ella; pero esa no es la Realidad.

Vivid el papel que mediante vuestra voluntad habéis elegido, pero si este no os diera felicidad y alegría, podréis abandonarlo, ya que nada os ata. Salvo si vuestra libre elección así lo quiere o vuestra ceguera  no os permite ver más allá de lo que tenéis delante.

Sois libres, hijos míos, libres  para vivir una experiencia plena en vuestras  vidas y en vosotros permanece la Fuerza y el Poder para salir de cualquier circunstancia que no esté en armonía con vuestro destino divino, que es: Ser y Reflejar la Imagen del Creador, de la Fuente aquí y ahora.

Estáis llamados a vivir el Paraíso en la Tierra y para ello fuisteis convocados. ¡Recordadlo, amados hijos, recordadlo!

En vosotros habita la Fuerza del Amor sostenido en el tiempo-espacio por siempre. Amén.

Yo, La Madre, me he expresado a vosotros desde el Amor del Ser Infinito.