Mi voz

“Canaliza hija, canaliza!

Canaliza hija y escribe!

Es preciso hacer oír Mi Voz entre mis muy amados hijos.

Sabemos de vuestras dudas y dificultades. Son tiempos de cambios y estos nunca son fáciles aunque sí benéficos.

MI PRESENCIA os acompaña, amados hijos; recordad Mi Nombre e invocadme en todo momento pues Yo acudo a vuestra llamada y Mi Consuelo es inmediato.

Hoy el Cielo se vuelca en vosotros, amados nuestros. Sed dichosos y sentid Nuestra Presencia.

Cuanto más difícil e irresoluble sea lo que os acontezca, más cerca está de vosotros la Luz de la Resolución.

Nuestro Amor os acompaña siempre y en este día os lo queremos confirmar.

Sentíos amados, sentíos dichosos, aún en medio del dolor o de las dificultades, pues a los trabajadores de la Luz que sois, se os reconoce por todos los confines.

El SILENCIO es elocuente, hijos míos, y en él ME EXPRESO, haced silencios en vuestras vidas para escuchar MIS PALABRAS y recibir MI CONSUELO”.