No estamos solos ni abandonados

“A veces, la vida nos muestra experiencias que calificamos de tristes o dolorosas y que ocurren en nuestro entorno más o menos cercano. Esto hace que nos cuestionemos muchas cosas.

Pero lo verdaderamente importante NO ES LO QUE NOS SUCEDE, sino CÓMO VIVIMOS Y GESTIONAMOS ESO QUE NOS SUCEDE.

Puede ser un cambio o pérdida de trabajo, una enfermedad repentina, el fallecimiento de alguien muy querido, la ruptura de una relación o un cambio de vida para empezar de nuevo en otro lugar.

Todo esto puede conformar un escenario que solemos etiquetar de “negativo”. Entre comillas, porque sabemos que, en el fondo, no siempre es así.

En ocasiones, incluso los escenarios positivos nos generan preguntas y dudas: “¿Es esto verdad?, ¿realmente me lo merezco?, ¡no me creo que esto me esté sucediendo a mí!, ¡tengo miedo a cerrar los ojos y que al abrirlos vea que todo es un sueño! Y otras preguntas por el estilo.

Y así vivimos desplazándonos a través de una escala de experimentación que va de lo doloroso a lo sublime, a través de la cual hemos de aprender y disfrutar -aunque alguno aún no se lo crea- y que abarca nuestra vida; toda nuestra existencia.

Venimos, encarnamos, experimentamos con más o menos consciencia y nos volvemos a marchar.

No traemos nada material y no nos llevamos nada.”

Todo esto lo reflexionaba esta mañana, sentada bajo la sombra de un fresno amigo, envuelta en el silencio, mientras mi corazón pedía consejo a La Madre.

En seguida escuché:

-“No estáis solos, hija, nunca lo habéis estado y nunca lo estaréis. Por siempre MI AMOR os acompaña. Con cada respiración YO os nutro y os cuido.

Aún en el dolor más profundo e incomprensible para alguno de vosotros, YO os susurro palabras que os calman y consuelan vuestro corazón herido. Os lo he dicho incontables veces a través de mis hijos-mensajeros y directamente a quienes mantenéis vuestro corazón abierto a MIS PALABRAS:  YO OS AMO, OS CUIDO, OS PROTEJO Y OS GUÍO.

Vuestras intuiciones son ciertas: Yo las provoco.

Vuestros pálpitos son exactos: Yo los creo.

Y, si seguís los dictados de vuestro corazón, os daréis cuenta de que más allá de lo que en cada momento estéis experimentando, siempre, siempre, siempre existe una LUZ que os ilumina y da ESPERANZA. Una sensación inexplicable de PAZ que os dice que todo está bien y que todo es para bien, aunque en ese momento no lo comprendáis.

Pues bien, hijos míos, ahí estoy YO en todo momento. SOY La Providencia Divina, el Aspecto Femenino de Dios-Padre-Amor. Invocadme y me veréis. Confiad en Mí y me tendréis.

YO SOY LA MADRE Y OS AMO.”

 

Guardé Sus Palabras en lo más profundo de mi corazón para compartirlas con otros corazones, conocidos o no y a través de este medio.

Amén.

 

 

 

Enviado desde mi iPad