QUE LOS LATIDOS DE TU CORAZÓN TE GUÍEN

En esta ocasión, recibí al nuevo año con  Feli, mi amiga del alma, en un ambiente íntimo y tranquilo.

Después de los brindis y abrazos tradicionales,  pedí a la Madre que nos diera unas pautas para seguir en los días venideros y que nos pudieran servir como orientación en el día a día. 

Tal y como nos lo dio, así os lo comparto ahora:

“Hija, escribe lo que voy a decirte.

-Que tu pensar sea luminoso.

-Que las palabras que construya tu mente sean siempre positivas.

-Que tu  hablar sea optimista y lleno de alegría, aún en medio de la tribulación.

-Que tus actos sean consecuentes con tus pensamientos y palabras.

-Y que la Luz y la Guía que dirijan tus pasos, sean los latidos que emite tu corazón constantemente.

Esta es Mi Máxima para ti y para todos mis hijos.

Yo, La Madre permanezco a vuestro lado en todo momento”.

 

¡ Ojalá que estas palabras resuenen y se graben en nosotros para ponerlas en práctica. Amén!