Reunión en el Puig Campana

En Alicante vive mi prima Luisa, con la que comparto desde hace muchos años no sólo cariño y amistad, sino también vivencias espirituales.

Un día, estando en su casa, “sentí” la necesidad de subir al Puig Campana, una montaña que se encuentra en Benidorm. Ella siempre ha creído en mí y mis “rarezas” (¡cuánto le agradezco, desde aquí, su confianza!), así que al día siguiente, junto con otra amiga común, nos encaminamos hacia la montaña.

Cuando íbamos subiendo empezaron a oírse campanas (lo que para mí era ya una señal).

-“Habéis sido convocadas por EL ESPÍRITU (las campanas te dirán que es cierto lo que aquí vais a escuchar) -me dijo un Ser.

Te damos esta prueba (el sonido de las campañas se oía por todo el valle) antes de que tú nos la pidas, en confirmación de nuestro encuentro.

Amadas hijas y hermanas, gracias por acudir a nuestra convocatoria. No es casual que os encontréis hoy aquí, pues todo es fruto de un Plan Divino ya elaborado en el tiempo para el “no tiempo”.

Yo, URIEL, os he convocado y me acompañan …(fue nombrando a otros arcángeles, Maestros, y a la Madre María).

Se acerca el tiempo en el que el salto evolutivo es inminente y a cada una de vosotras os llegarán hermanos ávidos de conocimiento y respuestas a sus dudas y situaciones, con un gran deseo de pasar al siguiente peldaño.

Esto no es ciencia ficción, amada nuestra, así que dilo así, pues así ocurrirá”.

-“Yo soy ANAEL, el ángel de la virtud, que trae a vuestras vidas paz, serenidad y capacidad de aceptación para los cambios que se aproximan.

El ascenso lo haréis desde vuestros propios vehículos (cuerpos).

Para ello la preparación, en la mayoría de los casos, se está realizando ya en las horas de la noche.

El cansancio, la sensación de sueño, angustia, dolores musculares, trastornos digestivos, destemplanza, amén de otros síntomas individuales que se pudieran confundir con aparentes patologías, es lo que podréis sentir”.

-“Yo, URIEL, confirmo tus palabras.

Es necesaria la alegría y el disfrute con consciencia en la Luz, para alcanzar y lograr el nivel de vibración necesario para “el salto” consciente. Tan sólo os pedimos atención a los acontecimientos pues estos os van a hablar.

Atención también a vuestros hábitos de vida y nutrición. Cuidad vuestros cuerpos, pero así mismo cuidad también vuestras almas.

Si es posible, salid a tomar contacto con la naturaleza”.

-“Soy Kamael el que os habla: Yo os daré la fuerza precisa para permanecer firmes en vuestras decisiones y, con firme voluntad ser fieles a vuestros propósitos, en cada circunstancia.

Estaré presente cada vez que me invoquéis y, desde ahora os digo mi compromiso de prestaros toda la ayuda necesaria. Todo está preparado para cada uno de los que leáis o escuchéis lo que aquí estamos comunicando.

Todos podréis canalizar pues a todos van dirigidas nuestras palabras; sólo es que algunos no lo queréis, por vuestra propia voluntad.

Permaneced fieles a la Luz del Espíritu, dejad los corazones abiertos y ahí llegaran Nuestras Palabras, pues esto sólo se escucha desde y con el corazón.

… Y mientras cada uno de Ellos se manifestaba, las campanas no dejaron de sonar.